horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga horno pan de miga
maquinas de panaderia horno pan de miga
maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia maquinas de panaderia horno pan de miga
 
     
 

LA HISTORIA DETRAS DE UNA FETA DE PAN - PARTE 2

 
 

A principios de los tiempos históricos, en las tierras donde hoy se encuentra Inglaterra, se repetían constantemente períodos de hambruna debido a lluvias insuficientes o demasiado cuantiosas, heladas y otras causas naturales.

Las clases sociales, a sabiendas que el hambre a menudo provocaba rebeliones, hicieron todo lo posible para mantener el precio de pan sin demasiados aumentos. Las layes que regulan su precio de aprobaron en 1202. No sólo fijaba el precio por ley, sino que también contemplaba un subsidio para los gastos necesarios del panadero. En 1266, al ley permite al panadero cobrar doce peniques por cada cuarto de trigo que hizo pan.

Inglaterra a través de su historia muestra grandes esfuerzos por mantener el precio bajo del pan, mantener lab uena calidad y prevenir la corrupción y deshonestidad.

Los panaderos gustaban de mantener el "misterio" de su marca y evitar que personas sin licencia pusieran en marcha iniciativas semejantes. Si un joven deseaba ser panadero, tenía que servir de aprendiz durante siete años. La ley apoya la panadería en la preservación de su arte para sí mismos, y se publicaron estatutos con diferentes sanciones por incumplimiento a estas normas. En esos días hubo también algunos deshonestos. Leemos que en 1298 se aplicaban fuertes multas a los panaderos que vendían pan con menos peso del indicado.

La invención del motor a vapor ha cambiado a las industrias y la videa de las personas en Gran Bretaña, excepto curiosamente, a la molienda harinera. Un molinero londinense, que utiliza un motor a vapor para propulsar a su máquina, terminó por encontrar su fábrica destruída un día por un voraz incendio. Ello aparentemente desanimó al rubro a utilizar las nuevas máquinas de vapor nuevamente.

Los molineros de todo el mundo siguieron utilizando los antiguos métodos de viento y molinos de agua, a excepción de unos pocos hombres progresistas que se esforzaron por liberarse de las restricciones de la espera del viento y del agua, para conducir una fábrica con máquinas. En el medio del siglo XIX, un ingeniero suizo inventó un nuevo tipo de molino, marcó el abandono de la utilización de la piedra de molino de ruedas; diseñó rodillos de acero que operan uno encima del otro. Se lo llamó sistema de molienda, y pronto se convirtió en el sistema y las máquinas más aceptadas en toda Europa y Gran Bretaña. Fueron impulsados por motores a vapor, que habían mejorado mucho y resultaron un gran éxito. Se hicieron tan populares, que en unos treinta años a partir de su introducción en Gran Bretaña, en 1880, más de las tres cuartas partes de los molinos de viento y molinos de agua que habían servido fielmente durante cientos de años, fueron demolidas. Mientras tanto, el desarrollo de las praderas de América del Norte, ideales para cultivar el trigo, garantizó el grano suficiente para el rápido crecimiento de la población en Gran Bretaña en el momento de la Revolución Industrial (que a su vez redujo la superficie agrícola en Inglaterra). Esto, junto con la invención del sistema de rodillos de molienda, significó que por primera vez en la historia la harina blanca (y por lo tanto el pan), se podía producir a un precio que lo llevaron masivamente al alcance de todos, y no sólo los más ricos.

Como hemos señalado, durante los períodos de hambruna o de otras calamidades en la historia, los gobiernos de la época se apresuraron a proteger al pueblo del pan. Por ejemplo, en la Primera Guerra Mundial, muchos reglamentos se aprobaron para controlar el comercio del pan. Los experimentos comenzaron a resolver problemas como el mantenimiento del pan dulce para las tropas en las trincheras, la conservación de los suministros y la paralización de los residuos. Se utilizaron suplencias para el trigo como las mezclas de los guisantes, arroz, chirivías, frijoles, lentejas, maíz, cebada, avena, etc.

En la Segunda Guerra Mundial, se volvieron a imponer reglamentos sobre la industria panadera. El "estándar" de pan era, entonces, color gris. No era muy apetecible de mirar, pero no a todos desagradable para comer. Cuando se observa la hermosa variedad de formas, texturas y sabores de los panes de hoy en día, recuerde que hace unos pocos cientos de años atrás se pensaba que los pobres y la gente común debían comer pan común, y sólo los ricos deben ser capaces de disfrutar del verdadero pan blanco.

 
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Celular: (54) (011) 15-6324-9686
E-Mail: info@maquinasdepanadería.com.ar - imágenes no contractuales
maquinas de panaderia y hornos de panaderia en Facebook
  maquinas de panaderia y hornos de panaderia en Twitter